Reducción y aumento del capital de una sociedad: “La operación acordeón”

En aquellos casos, en los que una sociedad se encuentra en perdidas existe la posibilidad de aplicar la llamada “operación acordeón”, esta operación consiste en la disminución y ampliación del capital social buscando compensar y sanear esas pérdidas existentes.

CONFLICTO CON EL  ARTÍCULO 363 DE LA LEY DE SOCIEDADES DE CAPITAL

Esta operación entra en conflicto con el artículo 363.1 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC), ya que es una de las causas de disolución que establece este artículo:

“1. La sociedad de capital deberá disolverse:

  1. a) Por el cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social. En particular, se entenderá que se ha producido el cese tras un período de inactividad superior a un año.
  2. b) Por la conclusión de la empresa que constituya su objeto.
  3. c) Por la imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social.
  4. d) Por la paralización de los órganos sociales de modo que resulte imposible su funcionamiento.
  5. e) Por pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.
  6. f) Por reducción del capital social por debajo del mínimo legal, que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.
  7. g) Porque el valor nominal de las participaciones sociales sin voto o de las acciones sin voto excediera de la mitad del capital social desembolsado y no se restableciera la proporción en el plazo de dos años.
  8. h) Por cualquier otra causa establecida en los estatutos”.

Como podemos observar, esta operación choca con lo establecido con el apartado f), ya que se produce reducción del capital por debajo del mínimo permitido, debemos destacar también que este hecho tampoco respetaría lo establecido en el artículo 360. Cabe entonces preguntarnos, si realmente es posible realizar esta operación.

 

LA ALTERNATIVA DEL 317

Como hemos mencionado antes, parece imposible realizar la operación acordeón ya que este choca con lo establecido en el artículo 363, pero atendiendo a lo establecido en la LSC, observamos la opción que nos ofrece el artículo de la mencionada Ley:

“La reducción del capital puede tener por finalidad el restablecimiento del equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas, la constitución o el incremento de la reserva legal o de las reservas voluntarias o la devolución del valor de las aportaciones”.

Este artículo, si que nos permite realizar la operación acordeón, ya que establece la posibilidad de reducir el capital buscando recuperar el equilibrio perdido.

Esta operación requiere la realización de una serie de requisitos que se en encuentra en el articulado de la LSC y que vamos a explicar ahora.

Atendiendo a la sección 2 del capítulo III de la Ley comprobamos que se hace referencia a estos requisitos.

El primero de ellos, que se encuentra en el artículo 320, hace referencia a la paridad, estableciendo que, la reducción de capital debe afectar por igual a todas las participaciones o acciones  en proporción a su valor nominal.

El segundo, artículo 321, trata sobre la prohibición de utilizar la reducción para reembolsar a los socios.

El tercero, que se encuentra en el artículo 322, establece que no se podrá producir la reducción cuando existen reservas en la sociedad.

En el cuarto requisito, se hace referencia a la publicidad, lo encontramos en el artículo  324, en la publicidad se deberá indicar la finalidad de la reducción.

La Ley establece también, cual es la condición para el reparto de dividendos, se encuentra en el artículo 326, se podrán  repartir dividendos en aquellos casos en los que la reserva legal alcance el 10%.

Por último, para finalizar este artículo, la LSC, establece un supuesto de reducción obligatoria del capital en las sociedades anónimas, se encuentra en el artículo 327, se establece que, la reducción del capital tendrá carácter obligatorio cuando las pérdidas hayan disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital y hubiere transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado el patrimonio neto.



Categorías:Derecho mercantil

A %d blogueros les gusta esto: